jueves, 19 de febrero de 2009

Pero Barcelona.

Esta mañana fuí a ver si cambiaba mi vida (de nuevo). Quiero decir que me convocaron para la lista de internaje del cuerpo de profesores de primaria y Secundaria. Me convocaron, pero luego las plazas para substituciones son mínimas. Sólo 1 una plaza y la ganó (como subasta humana) el nº (perdón la persona) 20.000 y algo. Yo soy el 52.252. A pesar de todo, me puse nervioso repasando mi historial de inestabilidades: vuelta a Barcelona, búsqueda de trabajo, adaptación al nuevo trabajo que no querías pero que etc., baja temporal por lo del brazo, incorporación inmediata (el lunes al tajo) y ahora, ufff quizás en breve otro cambio... Esto de las substituciones implicará ir saltando de un colegio a otro hasta conseguir plaza fija ...de nuevo la falta de estabilidad. Época de cambios. Yo no sé dónde poner los hombros...

video


video

Pero Barcelona. Con sus cosas de niña rica y caprichosa, con sus tiendas de diseño modernísimas y sus callejuelas con olor a orín, vigiladas sospechosamente por esos que llaman ilegales (¿existe la ilegalidad de la persona?) frente al Musea de Arte Contemporáneo ( derroche cosmopolita). Y qué Soleada la Barcelona céntrica, la oficial, la que sale en el mapa de los turistas. El sol no hace distinciones, calienta y alimenta por igual. Eso hay que reconocerlo. Sin querer pasé por delante de Laie y La Central (templos del libro en la ciudad) en un recorrido improvisado en uno de mis juegos preferidos ene sta ciudad enorme: "voy a ver a dónde lleva esta calle...",. Hay algo de centro magnético en los libros, de centro cartográfico.

video

No hay comentarios: