viernes, 9 de mayo de 2008

Esta es mi caja de las cartas.

Esta es mi caja de las cartas. Esta mañana Carmen ha hecho que la abriera de nuevo. Olor a historia cerrada. Hay cartas y postales de hace mucho tiempo, de cuando el tiempo nunca era suficiente y la letra se apoderaba de las ausencias, destrozándolas impúdicamente en mil pedazos. No tuve en cuenta que quizás, al guardar algunos amores en la misma caja, llegaran las disputas. Cartas peleándose por mí. Lo dudo. No soy hombre de batallas. Cuando he abierto la tapa estaban aparentemente tranquilas o disimulando, nunca lo sabré, y no pienso preguntárselo. Hay dudas de las que uno no desea salir porque se sabe cierto en la ignorancia. Me alegra saber que viejos amigos que no se conocían, ahora, después de esto años de convivencia forzada, de este roce que crea cariño, de este gran hermano postal, quizás se conozcan más que yo les conocí por separado. Les envidio. Envidio el valor que la letra le da al tiempo, el valor al recuerdo y a la memoria. Perdónenme las cartas que había olvidado, alégrense, si así lo creyeran oportuno, las que, como escribe carmen, siempre sostuve contra el pecho, reconciliemos aquel amor que una carta y los dedos hundíos, enfonsats, en la arena de una incierta playa en barcelona, pusieron en letras de duelo su fin.

2 comentarios:

María dijo...

Excelente! cartas que cobran vida y se enlazan a partir de la convivencia forzada en una caja... Esto me hace pensar cuán menos sobres (recuerdo de chica los compraba de colores), papel, tinta se acumulan ahora en nuestras cajas,(excepto las cuentas a pagar! claro, jajaja) digo, a partir de los instalados y tan por cierto cómodos seguros y rápidos correos electrónicos, pero el misterio, la espera por la carta ansiada, el momento de abrir el sobre y sacar una hoja escrita a mano...estaré nostálgica quizás, pero esto me hizo reflexionar este texto, entre otras cosas,un saludo rosarino y argentino, María.

Ventura Camacho dijo...

Amiga MAría, ante todo gracias por tu tiempo! QUé razón tienes con lo de las cartas! Yo no soy de los que reniegan del email, al revés, creo que es una reinvención del correo ordinario, pero ahhhh echo, como vos, tanto de menos las cartas! A mi, que una novia me dejó por carta ! Abrase visto tal desfachatez, y otra, me dio la vida por carta... se echa de menos! abrazo para la Argentina!

NOta: una carta para entrar en este blog desde Argentina tardaría un poquito más que por internet, verdad? beso