domingo, 25 de mayo de 2008

Lo que el viento destapó

Lo que el viento destapó: la conciencia de que cada paso es quizás el último o por lo menos un largo hasta luego. No sé si en este mes que queda volveremos a subir al Cerro de San Miguel. Ayer tarde todo sabía a despedida... y nos acordamos de cuando todo tenía el olor de la sorpresa, de lo nuevo, de lo inabarcable...


2 comentarios:

María dijo...

qué belleza esos segundos del viento meciendo el follaje del cerro. En su silencio, habla.
Saludos, María.

Ventura Camacho dijo...

Vaya si habla! ya lo creo! la de cosas que escuché yo ayer en ese silencio...si te contara...

abrazos y gracias por reincidir...es casi delito!