lunes, 15 de septiembre de 2008

Lorca/Dalí (V)


Cadaqués, inevitablemente, ya instalada en la retina del poeta, aparecerá en la célebre Oda a Salvador Dalí:


Cadaqués, en el fiel del agua y la colina,
eleva escalinatas y oculta caracolas
Las flautas de madera pacifican el aire.
Un viejo dios silvestre da frutos a los niños.
Sus pescadores duermen, sin sueño, en la arena.
En alta mar les sirve de brújula una rosa.
El horizonte virgen de pañuelos heridos,
junta los grandes vidrios del pez y de la luna.

2 comentarios:

jorge dijo...

uhmmm, muy nostalgico, muchos atardeceres le veo a usted señor!!

Ventura Camacho dijo...

amigo jorge, por ahora controlo la nostalgia...aunque empiezo a echar de menos las dimensiones urbanísticas granadinas..