martes, 10 de febrero de 2009

Come across


Entre los libros que leí hace mucho tiempo siempre aparecen cosas curiosas. Hoy estuve aireando algunos viejos tomos y surgieron objetos grandiosos: una quiniela del 6-4-97 que quizás si hubiera jugado ahora sería un hombre con dinero. Es curioso, porque a Benedetti (el boleto estaba en un libro del uruguayo) le gusta mucho el fútbol. Por entonces jugaban en primera división el Extremedaura, el Logroñés, el Compostela, el Tenerife y el Hércules... ahí es ná...
Además guardaba un tríptico de una función del humorista Pepe Rubianes y un poema en dos versiones, escrito en rojo cielo, y fechado el 3/4/97. Recuerdo ahora aquel poema. Era un intento de homenaje a la vida en el campo, tal y como la puede ver un niño de Barcelona que pasa los veranos en un pequeño pueblo de Extremadura. El poema es muy malo, la intención buena, y lo que no supe contar en el poema, mejor todavía. La realidad supera al poema. Y de repente una asociación de ideas me lleva al aula de la facultad de filología donde aprendí el significado del verbo "to come across"...

2 comentarios:

bosqueUmbroso dijo...

... esos lindos recuerdos* los "fetiches" de los papeles que van toman color sepia, entradas de aquel concierto, el poema que se quedó en intento

me enternece lo del pueblino de EXTREMADURA, me recuerdas el nombre?? quizás cerca del mío... por ese año mágico yo estaba en COU, tratando de mostrar mi afinidad por esa locura de HISPÁNICA

todo urbanita tiene un puebli...ya lo percibió nuestro fray luis "oda a la vida retirada..los pocos sabios que en el mundo han sido", como explico en clase responde al tópico MENOSPRECIO DE CORTE Y ALABANZA DE ALDEA.

un besabrazo con la ilusión de la vitola a flor de labio; te cite, jejejejej

Ventura Camacho dijo...

o sea que de alguna manera estuve en la vitola. Me alegro entonces. El pueblino es La Codosera, en Badajoz, a tres kilometrinos de Portugal. besino