viernes, 16 de abril de 2010

Pitingo.

Anoche fuimos a ver a Pitingo. Pitingo - debo reconocerlo - me ha dado una lección de prejuicios. Me explico. Oí hablar de él, vi su imagen de gitanito moderno, me pareció que le daban una proyección meteórica publicitaria inmerecida, pero claro, apenas había escuchado nada de su música. Prejuicios. No más. Basados en el viaje al centro del flamenco, a los orígenes. Sin mala intención, debo aclarar. Por fin me decidí a escuchar el disco por entero y con calma y todo se me vino al suelo. Entendí su arte, o eso creo. Eli ayer me decía al oído después de un "Olé" "¿has visto como en el mismo melisma cruza del flamenco al soul?" y yo de medio lao le digo que sí con el la cabeza. Eso es. Además el mismo Pitingo - por cierto el nombre se las trae - explicaba cómo de pequeño compaginaba en casa los disco de soul con los de flamenco, la Paquera de Jerez con Stevie Wonder, por ejemplo. Y claro, de esa mezcla algo bueno tenía que salir. Cuando llegó a Madrid, explica, buscó dónde aprender a cantar gospel y acabó en el coro de gospel de la base norteamericana de Torrejón de Ardoz: 30 americanos, explicaba, y un gitanito. Luego aparece Juan Carmona (ketama) y le dice: "si no lo haces tú (refiriéndose al hecho de juntar flamenco y soul) vendrá otro y lo hará". Y no sin reticencias se pone a ello. El resultado es muy digno. Oirle cantar por soléa, por malagueñas, por fandangos de huelva, bulerías de Cádiz y en el mismo melisma - como apuntaba eli - en el mismo golpe de aire el soul y el flamenco...pone los pelos de punta. En el escenario payos, negros y gitanos. Dos percusionsitas de vértigo, Fernando Soto (que pronto dará que hablar con su estilo entre Raphael y Falete, un crack), voces de caramelo en los coros, en fin.... un rato para evitar la jodida tarde que había tenido en el trabajo. Además, el tal Pitingo un salao de cuidado. Se le veía a gusto, tranquilo, disfrutando, hasta el punto de marcarse un chiste. Recomendable. Lección de prejuicios.





2 comentarios:

Elisabeth dijo...

para prejuicio los mios, me apunto el comentario de Pitingo sobre evitar el concepto Flamenco Puro, por lo que de mestizaje tiene, y sustituirlo por Flamenco Clásico. el el trabajo conté el chiste de "erusalen" y no sonó tan gracioso, que aje el jodio

Ventura Camacho dijo...

es que tú no tienes la grasia pitinguera!