viernes, 1 de julio de 2011

[84-98]

[página anterior]


84
Con su olfato superlativo percibía el olor a tomillo con sorprendente anterioridad al resto.



85
Juan Ramón llamaba a Pedro Salinas “el levantino castellano” e incluso le consideraba su discípulo. Eso sería mucho antes de…



86
Isabel García Lorca recordaba como hablaba muy mal de Pedro Salinas. Hasta el punto de que Zenobia llegaba a enfadarse con él cuando se ponía tan Juan Ramón. Cada verso de La voz a ti debida era una copia, decía. Federico se reía, le hacía gracia que  hablara mal de todo el mundo menos de Alberti.

87
¿De dónde vendrá, se preguntaba, la simpatía de Juan Ramón por Alberti?




88
Y hacía cuentas: andaluces los dos, ambas familias se dedican al vino, comparten colegio de los jesuitas en el Puerto de Santa María, ambos guardan relación con la pintura.


89
Pocos sabían que Juan Ramón estudió pintura por gusto, como decía, en 1896 y algunos también han olvidado ya que Rafael fue pintor antes que poeta.



90
A ambos la enfermedad les abre las puertas de la literatura.




91
Si ya lo decía tu madre: ¡Qué fea es la muerte! Y ahí precisamente es donde reside tu temor: la supresión fea de una existencia bella.



92
Cuando nadie te veía, te ponías a besar las piedras que figurabas que había pisado Matilde.



93
Eras lo impecable. El vestido negro, sombrero de paja y la barba negra. Una sonrisa contrasta a tu lado con el mundo, ofrece puentes: Zenobia, siempre sonriendo.



94
Hay un sofá donde, reclinadas, tus quejas y reproches medio adormecen la ira. La soledad es un mal negocio y el desamparo mala elección para el fin de los días.



95
Un deleite que me ha durado desde la infancia es mirar entre las tablas de un muelle, de un puerto, escribes, el juego soleado del agua de debajo - ¡con la luna!


96
Recordabas como la primera ansia de poesía pura apareció a los quince años. Cuentas que unas nubes rosas se desvanecían cada tarde en oro, en el azul, sobre tu el cielo de tu pueblo, Moguer. Y tú querías hablar de ellas sin relacionarlas con nada, de ellas sólo, con color y música de ellas.

97
¡Maricón! el sombrerito ¡Maricón! y tú te escondías sin atreverte a salir y mirabas el pueblo desde el mirador de colores, ocultándote de aquellos niños que en su crueldad de parvulario te gritaban ¡Maricón!


98
Era la hora del cartero. Hay siempre emoción cuando suena el timbre a la hora del cartero. Llegaba La Vanguardia, que cada día te quitaba una esperanza de un minuto.