sábado, 29 de noviembre de 2008

Minimás (ni menos que Carmen)


[JUEVES] 1. Hay un filtro pequeño entre las cosas que importan y las que no. Son las ganas de importarme lo que me mueve últimamente. 2. Llegar a casa de trabajar me importa. Sobre todo si vuelvo tarde, ya muy noche, y hace frío de enfado, de pagar la rabia con los zapatos, de malgastar la condición de transeúnte. Uno vuelve a lo que ha marcado como suyo, con trazo y rastro personal. Entro uterinamente en casa, siento un alivio de placenta, de líquido amniótico. 3. He enseñado al buzón de la entrada a servir de puente entre lo que viene de fuera y lo que está ya dentro. Antes de entrar me detiene y me alarga un sobre trianero. Sonrío. Sabes que viene del sur, dice cómplice. Nos ha pasado en todo el día por casa, añade y me acusa. SAL, SED, SÍ, SOL: SUR leo al abrir el paquete y encontrarme el último libro de Carmen Camacho: Minimás. Sí, viene del sur. 4. La dedicatoria emociona porque te sabes unido por la poesía con la gente a la que quieres o que quieres a la gente con la que la poesía te ha unido, o que la poesía de la gente que has conocido te emociona o que deaseas emocionar a la poesía con la gente... 5. Muchas gracias Carmen. Viva tú y tu generosidad. [VIERNES]. 6. Una vez hablé con Mario Cuenca sobre la fortuna de los que leemos en el metro o en el autobús. 7. Leo a saltos al día siguiente las minimás. Se presta al desorden. Invita al invento. Sin embargo a medida que me desordeno encuentro orden y criterio en la selección de las minimás. 8. Ramón Gómez de la Serna dijo aquello de Como daba besos lentos duraban más sus amores. 9. Hay mucho de greguería en las minimás. Al pot petit hi ha la bona comfitura [en el bote pequeño está la buena confitura].

video


9. Creo que a medida que leo me doy cuenta de que quizás este es el libro que más me acerca a la autora. Es un libro tormenta, porque Carmen es mi amiga climatológica. Mujer relámpago, que vive en la frase, su patria chica desde donde sueña lo pequeño y lo grande, desde donde dice, grita, oculta, intuye y exhibe. 10. Después del relámpago el trueno. 11. Contamos los segundos que distancian el relámpago del trueno y calculamos la cercanía de la lluvia. 12. Después del trueno la tormenta. 13. En las minimás pasa un poco eso: a veces la lluvia tarda pocos segundos en aparecer, pasa mojándolo todo, dejando la marca de humedad en la tarde, el olor de las calles que renacen. Otras minimás llueven durante toda la mañana y cuando escampa, la alegría es más alegría. 14. Hay tormentas eléctricas, como en la frase TENGO UNAS GANAS PRECIOSAS DE LLORAR. 15. Me suenan algunas minimás que hago más mías porque se las he escuchado decir, porque se las he leído en algún correo electronico. 16. En la página 43 salgo yo. 17. Mando un SMS dándole las gracias del envío. Le anuncio que voy para El Prat proque he quedado con nuestro amigo común: Mariano el Grande. 18. Le enseño el libro, todavía caliente, a Mariano. Ahora lo celebramos juntos, en Ona Nuit, un bar donde quizás montemos alguna lectura en el futuro. 19. Me gusta el Mariano de hoy: cercano y hablador. 20. Me gusta la cerveza y a él vino. 20. En la entrada de la estación, donde nos separamos, inmortalizamos el nacimiento de minimás con una foto. Las caras son de frío y de vino y de cerveza, y la bufanda de Lucía, las manos del uruguay que se agarran cariñosamente al cuello. La otra foto es del fin de semana en Granada. Hablamos de esta foto.



5 comentarios:

soperos dijo...

Nene, tas regalao a gusto.
Un lujo andar contigo de vinos y cervezas... y suerte tenemos de compartir amistades... carmen es un regalo de vida... tu post me ha emocionado como el viernes ver la portada del libro de carmen, pasar sus páginas...
Hoy, que me dió un ataque de autismo autoflagante, los camachos me acompañáis con una sonrisa a dormir. Gracias por estar

mariano

soperos dijo...

esos artistas, joé!!!

donde hay poetas se nota, amigos, sea frente a una interminable estación de adif, sea encima de la plaza aliatar...y mariano y ventura, hermanos de letra y espirituoso se acercan a uno desde donde hace falta, los adentros.

contento y sin merendar, os besa

pepe

soperos dijo...

y qué decir de carmela, prima camacho donde las haya, de la que por cierto estoy abriendo sus minimás con mimo esta tardecica...palabras en juego intenso, pletóricas:

escribo como el agua
a veces como el vino.

ahí está, sin más que más minimás!

besos, carmela, desde este humilde prado.

pepito il sopero

Lucía.uy dijo...

.....siempre celebro que me recuerdes, y no encuentro palabra en el diccionario, para describirte cuan grande es mi sonrisa, cuando sucede.

Por fin un testimonio fotográfico de que te gustó y la usás! jajajajaja....


un gran abrazo, Ventura!

Ventura Camacho dijo...

Mariano me lleva por el mal camino, hace que entre en estados de "perjudicado"....

Pepe, qué gran paisaje la estación de El prat, casi tanto como la Alhambra, si el paisaje es de amigos...

Lucía, en este pequeño paisito que es mi blog, tienes la llave de ciudadana de honor, y sí, la bufanda me encantó, y me la pongo mucho...en invierno claro, en agosto no combina con los pantalones cortos y mis pies al sol...besazo

Me puse la bufanda para que no se note la cara rara que tengo en la foto / o siempre...