miércoles, 4 de marzo de 2009

Mi vida subterránea.

Paso alrededor de 10 horas a la semana bajo tierra. Es el tiempo que empleo en ir de casa al trabajo en metro. Últimamente vuelvo en el autobús - un eterno recorrido nocturno por la ciudad, que me gusta por eso: por lo que tiene de noche la ciudad. Saco el otro metro, el de medir, el de comparar, y me acuerdo de que era el mismo tiempo que tardaba en ir al trabajo en Granada, con la salvedad de que del Albayzín salía hacia un pueblo del extraradio, Las Gabias, y aquí, ahora, no salgo nisiquiera de mi ciudad, aunque casi...

2 comentarios:

maria dijo...

que suerte, Albayzín... allí me mudare yo el año que viene si todo va bien...

aprovecha el autobús, pero ten cuidado con os viejos, que despues uno llega mareao!

Ventura Camacho dijo...

María, que suerte la tuya, eso de que tu futuro sea el Albayzín.... yo ya tengo ganas de volver