miércoles, 29 de junio de 2011

[63-70]

[Página anterior]

[63]
Tu hermana sabía cuál era la cura para la tristeza.




[64]
La única cura posible era que yo les diera besos de las más diversas índoles: besos de colores, de animales, de lluvia o de nieve. Mi padre, muy serio, se solía unir a este juego. Son recuerdos de Isabel.


[65]
Los niños que juegan a decir misa es que van a ser idiotas o poetas. Eso te decían. Acertaron sólo en lo segundo.



[66]
Las pompas de jabón de tu hermano Paco, que tanto gustaban a Isabel, bajan desde el cielo como si vinieran de la maravilla.



[67]
Hay una caja negra, la de la maravilla. Dentro: el traje de payaso y el de arlequín, rojo y azul, la túnica blanca del traje de moro, cosas raras y viejas.



[68]
Y Paco sigue  haciendo pompas de jabón desde el balcón de su cuarto.




[69]
Desde niño, se contempla el poeta desde la distancia, tan lejos como vaya mi recuerdo, he buscado siempre lo que no cambia, he deseado la eternidad.



[70]
La eternidad bien pudiera ser un río solamente. Dejó anotado en el infinito Mª Teresa León. Hay mujeres que tienen el don de la escritura sobre el infinito.